Arte y ser humano

"El arte es una función esencial del hombre, indispensable tanto al individuo como a las sociedades y que se ha impuesto a ellos como un anhelo desde los orígenes prehistóricos. El arte y el hombre son indisociables. No hay arte sin hombre, pero quizá tampoco hombre sin arte. Por él, se expresa el hombre más completamente, se comprende y se desenvuelve mejor. Por él, el mundo se hace más inteligible y accesible, más familiar. Es el medio de un perpetuo intercambio con lo que nos rodea, una especie de respiración del alma bastante parecida a la física, sin la que no puede pasar nuestro cuerpo. El ser aislado o la civilización que no llegan al arte están amenazados por una secreta asfixia espiritual, por una turbación moral". René Huyghe


La reflexión sobre la identidad del arte ha inundado los estantes de las librerías, en un afán casi místico de comprender el valor que tiene esta faceta de la experiencia en nuestras vidas. Y en verdad no parece que hayamos alcanzado una respuesta definitiva, más bien aumentan las preguntas, sucediéndose en una cadena infinita de definiciones y "contra" definiciones. Existe un terror irracional a limitar o tiranizar la idea del arte y a pesar de ello es preciso y urgente aportar valores que vuelvan a humanizar un arte que en ocasiones se desconecta de sus propios creadores en pos de simbolismos extremos o de causas perdidas. 

 

Tal vez necesitamos "ser" el arte y explicarlo menos, pero eso requiere artistas que estén tan comprometidos con la gente como lo están con sus creaciones o con su derecho a la libre expresión. La obra artística se experimenta por dentro y por fuera para que su contacto nos transforme, para que sea vivencia y no intelectualidad. Ese abrazo misterioso, como dice Platón en su diálogo Ión, es fruto  de un pacto entre el público, el artista, las musas y ese "no sé qué" de misterioso que habita en la Naturaleza. A través de estas páginas propondremos un agradable encuentro entre todos estos protagonistas de ese fenómeno enigmático que llamamos "arte", sin el cual tal vez podríamos vivir... pero sólo en un estado de cierta miseria y pobreza de espíritu.

Fotografía de Naty Sánchez